El cambio climático, imposturas.

Mainstream:

Imágenes impactantes: un pedazo de tierra quebrada por la sequía, las anchas chimeneas humeantes de un reactor nuclear, el implacable viento doblando palmeras, “it will shake you to your core”; troncos tirados de un bosque quemado, el azul profundo de un potente tornado, un pedazo de hielo degajado de la pared de un glaciar y una autopista de Nuevo Orleans inundada. Estas imágenes aparecen en apenas 5 segundos acompañadas de un sonido ensordecedor en el tráiler del documental, ganador de un oscar, “An inconvenient truth” (una verdad incómoda) presentada por el Ex Vice presidente de los Estados Unidos Al Gore en 2006.

En las últimas 3 décadas, la preocupación del deterioro que ha ido sufriendo nuestro planeta generado principalmente por el uso del carbón como fuente de enregía ha ido en aumento soportado por una gran cantidad de estudios científicos. La toma de conciencia pública ha ido creciendo paulatinamente hasta llegar a los altos niveles políticos y económicos de todo el  mundo.

En 1998 en Japón se firmó el Protocolo de Kioto, auspiciado por la ONU y firmado por 29 países, todos ellos considerados de primer mundo. Un acuerdo entre países consistente en la promoción del desarrollo sostenible a través del control de las emisiones de carbono a la atmósfera.

http://www.kyotoprotocol.com/resource/kpspan.pdf

En México uno de los principales promotores de los efectos del cambio climático es el Dr. Mario Molina, premio nobel de química en 1995. Propone que todos los países deberían de hacerse cargo de cuidar el medio ambiente, e invertir en investigación y, sobre todo, en infraestructura que ayude a que los efectos se mitiguen:  “Aminorar estos riesgos es posible, pero es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en más del 50% para el 2050; esto representa un costo para la sociedad del orden del 1 o 2% del producto bruto (PIB) global, que es sin duda inferior al costo probable de los daños asociados con esos riesgos.”

Es indudable que el cambio climático ha sido originado por el ser humano y que los efectos han estando creciendo paulatinamente debido al uso de energías basadas en el carbón y que los efectos se están sintiendo ahora, especialmente en los últimos diez años: sequías y huracanes con fuerzas récord, deshielos e incrementos en el nivel de los mares. Sin embargo, existen fuertes opositores tanto a éstas teorías como al modo en que se está tratando el tema en los distintos foros internacionales. Uno de los más polémicos opositores a estos asuntos es el danés Bjorn Lomborg.

Lomborg escribió un libro llamado “El ecologista escéptico” con el que ha causado la rabia de muchos científicos ambientalistas. Lomborg considera que se ha exagerado mucho en los efectos de los cambios climáticos, muchos de ellos sin sustento científico. En un  artículo publicado en The Washington Post recientemente (13 septiembre  2013)  insiste en que el calentamiento global no es el causante de los extremos en el clima y que existe una sobre reacción al respecto y que este argumento es utilizado para  llamar la atención y que no tiene el sustento científico necesario para establecer políticas públicas. https://diigo.com/014avg

Encabezando el “Concenso de Copenague”, una organización enfocada al análisis de los principales problemas que aquejan el presente de la humanidad y aportan sugerencias de solución, Lomborg considera que lo que los países invierten en mitigar los problemas del calentamiento global ( el protocolo de Kioto cuesta $150 billones de dólares anuales) a través de investigaciones, regulaciones, etc. deberá tener un reenfoque hacia la búsqueda de soluciones más urgentes como: problemas de sanidad (VIH Sida) enfocándose a la prevensión más que a la cura, que es muy cara;  inversión en la erradicación de la malaria por la cual 500,000 personas mueren anualmente en el mundo; Libre comercio  disminuyendo subsidios en Europa y Estados Unidos para ayudar a las economías de los países más pobres. Esto, insiste, no significa que el calentamiento global no sea un gran problema, pero existen otros que requieren atención inmediata.

Conclusión

Es común encontrarnos con posiciones distintas sobre un mismo tema, generalmente dominado por los grandes medios de comunicación (red) que imponen una forma de pensar. Esto, especialmente en nuestra cultura latina, nos hace que tomemos esas mismas posturas como únicas, como grandes verdades. Es fácil observar esto en sitios como Facebook o Twitter en que se difunden constantemente opiniones, algunas ofensivas y rabiosas sobre algunos temas cotidianos, y lo peor es que sin fundamento alguno.

Tomé el tema del “cambio climático” como buen ejemplo de la manipulación de la opinión pública sobre una forma de pensar el tema. La red nos presenta una excelente posibilidad de romper con esas ideas establecidas convirtiéndose entonces un excelente instrumento democrático, de cambio (siempre y cuando se use).

Mi actuar como profesor se ve comprometida después de éste ejercicio de confrontación. Debemos ser, necesariamente, los agentes que formen personas libres y con posturas críticas en la sociedad donde nos desenvolvemos, con menos retórica y más argumentación.

Hagámoslo !

Anuncios

2 comments

  1. Efectivamente Gustavo, los docentes tenemos una oportunidad privilegiada de promover el pensamiento crítico en nuestros estudiantes al mismo tiempo que promovemos su concientización acerca de problemas que nos atañen a todos los que habitamos el planeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s