El conocimiento y la red en la sociedad actual

Escenario 2.

Nunca antes los cambios en la tecnología y en las posibilidades de transmitir información han sido tan abruptas como lo ha sido en las últimas décadas. Estos cambios en la manera de comunicar y obtener conocimiento, han modificado la esencia del ser humano tanto en su forma de actuar, vivir cotidianamente y, por supuesto, adquirir conocimientos. Estamos viviendo un punto de quiebre en el proceso evolutivo del ser humano.

Sabemos que las redes y habitarlas es lo de hoy. Sin embargo, los efectos sociales son notorios, pues mientras que una gran cantidad de personas habitan la red, hay muchos que se quedan fuera, creando una nueva clase desconectada de ésta nueva realidad. Una nueva desigualdad, otra más.

Es a través de las nuevas tecnologías que tenemos acceso a más información, ésta que se acumula de manera vertiginosa a un ritmo exponencial. Todo está a nuestro alcance. Sin embargo, en muchos casos, el hecho de poseer la información absoluta, de tenerla a un click de distancia “hace que en lugar de permitirnos componer una visión más completa y exacta del mundo, a menudo nos lo muestra más caótico y desconcertante” (Brey).

Ante estos nuevos contextos, la forma en que el individuo obtiene el conocimiento debe cambiar, esto implica un reto importante para las personas que tenemos la responsabilidad de educar. Empezando por nosotros mismos: la red se convierte en un enorme potencial de conocimiento, pero también en una gran amenaza.

Debido a la tecnología disponible, “nuestra capacidad para acceder al conocimiento se ve condicionada por dos factores: La acumulación exponencial de información y las propiedades del medio como herramienta de acceso al conocimiento”. (Brey)

Por un lado el volumen de información, como comenté arriba, crece de manera exponencial creando una visión caótica del mundo (para algunos) pero generando un gran potencial de conocimiento. Por otro lado, los medios tecnológicos ponen la información al alcance de todos, facilitando su acceso, pero dispersando al individuo que tiene ahora más contactos personales que nunca, poco espacio para la concentración y mucho para la distracción.

El poder que ofrece el estar conectado a esta gran red no está en el cúmulo de información a la que tiene acceso el individuo, sino a su capacidad de conectarse y, sobre todo, conectar ideas. Esta conexión de ideas es una fuente importante de conocimiento. Si tiene acceso a ideas diferentes sobre un mismo asunto o problema, el resultado será un individuo que pueda hacerse una opinión propia.

El gran reto que tenemos ahora los profesores es evitar que el confort, la lectura rápida, la información breve y masificada que ofrece la red se establezca en los alumnos  y en nosotros mismos, conduciéndolos (nos) a esa “sociedad de la ignorancia”. Evitar que ésta sea aceptada con la categoría de normalidad.

Gustavo Huerta O

 

 

Anuncios

2 comments

  1. Hola Gustavo,
    efectivamente, este acceso tan amplio a la información que nos proporciona la red, tiene vemtajas y desventajas. Que sea una u otra cosa depende de nosotros al aceptar la responsabilidad de educarnos y tener los conocimientos para aprovechar la red, como docentes que somos y saber orientar a nuestros estudiantes adecuadamente al respecto.

    Saludos y seguimos en la red,
    irma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s